La presencia de mujeres en los espacios roleros

[Nota del Editor 1] Llega a Nación Rolera un nuevo redactor, y con él un artículo en el que se analiza -con perspectiva de género- la presencia de las mujeres en los espacios roleros. El articulista (estudiante del Trabajo Social) profundiza sobre la relación de las mujeres con el mundo friki, describe los espacios roleros y, finalmente, lanza una serie de conclusiones donde teoriza sobre cuáles son los motivos de la poca presencia de mujeres en ellos. Posiblemente, sus opiniones no dejarán indiferente a nadie.

[Nota del Editor 2] Tras los comentarios recibidos, el autor del artículo decidió editar y corregir partes de su escrito. Para respetar su voluntad pero no borrar lo anteriormente publicado, hemos editado esta entrada y hemos realizado las correcciones solicitadas por el autor. El documento original, publicado el jueves 25 de julio de 2019, hemos decidido conservarlo tal como se publicó y puede leerse en esta entrada.

 

La presencia de mujeres en los espacios Roleros: Una mirada con perspectiva de género a los Juegos de Rol

¿Hay más hombres que mujeres en los espacios roleros? En este artículo voy a darle un par de vueltas al asunto para plasmar mi opinión sobre este asunto.

 

Introducción

Como friki he percibido una serie de etiquetas arraigadas en este mundillo. Una de ellas es que los espacios frikis son, mayoritariamente, masculinos. Esta idea esta tan arraigada a la etiqueta que se llega a aceptar como una realidad(Perez Miranda & Carbó García, s. f.). En la actualidad, la subcultura friki se ha normalizado, lo que ha favorecido la proliferación de espacios frikis (García, s. f.). En este artículo vamos a hablar de este “mito” tomando como referencia los juegos de rol.

Es común que una persona que friki, o jugador/a de rol, que frecuenta espacios frikis (jornadas de rol, torneos de juegos de mesa, etc.) se percate de la poca presencia de mujeres en estos lares. Es un tema hablado, y objetivo de numerosos chistes. Con este artículo se pretende hacer un análisis personal, con algo de teoría, sobre esta percepción.

 

¿Qué es “Friki”?

Empecemos con un poco de historia. Friki es la españolización de la palabra inglesa “freak”. Freak hace referencia a algo que es raro o anormal. En los años 60 se empieza a hablar del “fenómeno freak” por el intérprete Frank Zappa. Usaba este término para referirse a las personas que optaban por unas etiquetas sociales alternativas a las socialmente establecidas como: izquierda-derecha; squares-hippies; etc. (García, s. f.).

Nyota Uhura, oficial de comunicaciones en la USS Enterprise (NCC-1701)

 

Entre mediados de los 50 y finales de los 70 es donde aparecen elementos de la subcultura friki que la definirán para siempre. La publicación de El señor de los anillos (1955); el estreno en televisión de la serie Star Trek (1966); publicación del juego de rol Dungeons & Dragons (1974), el suceso que más nos interesa; y el estreno cinematográfico de Star Wars (1977).

La Princesa Leia Organa de Alderaan, de Star Wars

Estos sucesos, y otros, fueron determinantes para la historia del movimiento, ya que se empezó a denominar freaks a las personas que “amaban” estos productos de corte cultural o subcultural. El fenómeno se fue expandiendo hasta que llego a España, en los años 80, donde con el paso del tiempo la palabra freak se españolizaría y se pasaría a decir “friki” (García, s. f.)

 

¿Hay mayor presencia de hombres en los espacios frikis que en los demás espacios?

Con esta definición de friki, no se aprecia ningún factor que pueda generar una brecha de género en el movimiento. Cualquier persona puede sentirse atraída por cualquiera de los productos mencionados anteriormente. Pero desde los orígenes el movimiento ha sido percibido mayoritariamente masculino, incluido los juegos de rol (Pérez Miranda & Carbó García, s. f.).

La gran mayoría de la sociedad, en mayor o menor mediad, nos identificamos con los estereotipos de género que la sociedad nos enseña. En los primeros juegos de rol encontramos que refuerzan los estereotipos de género asociados a los hombres, que no son los mismos que los de las mujeres. En el juego de rol Dungeons & Dragons, el primer juego de rol, los jugadores son aventureros que recorren un mundo fantástico luchando contra criaturas también fantásticas para conseguir tesoros y gloria. ¿Esto en caja con los roles de género de las mujeres? La respuesta es no. Ya sea en la realidad o en la ficción, la sociedad otorga el papel de aventurero a los hombres, no a las mujeres. Lo que de una forma educacional acaba acondicionando la participación de las mujeres, no porque no les guste irse de aventuras, sino porque estas suelen girar en torno a personajes masculinos, dando poco espacio a las mujeres aventureras en el imaginario colectivo. Ni que decir tiene que la temática de Dungeons & Dragons es la única existente en el mercado de los juegos de rol. A lo largo de los años han aparecido títulos que se alejan completamente de esta temática, como el juego Vampiro. Y aunque estas temáticas no entren en conflicto con los roles de género femeninos el rol en su origen ya se había establecido como una afición masculina.

Jugadoras de Dungeons & Dragons

Los juegos de rol, pese a no ser la realidad, simula un mundo donde los jugadores, que son personas reales, pueden hacer lo que quieran. Y si tienen total libertad de elección, ¿qué impide que se reproduzcan los mismos roles de género en los que han sido educados? A fin de cuentas, el movimiento friki no se caracteriza por ser contracultural (García, s. f.). Pese a que se sientan atraídas por las ramas alternativas de la cultura no significa que reproduzcan una masculinidad y feminidad alternativa. Es típico de las subculturas aceptar normas establecidas por la cultura dominante (García, s. f.).

La realidad friki… ¿atrapada en un estereotipo?

 

Si aceptamos el estereotipo de que un hombre friki no encaja con la masculinidad hegemónica podemos pensar que tiene una masculinidad alternativa, pero este argumento no tiene en cuenta las masculinidades tradicionales oprimidas. Ramón Flecha en su estudio “Las nuevas masculinidades alternativas y la superación de la violencia de género” analiza la masculinidad en función de que conductas atraen a las mujeres. Clasifica las masculinidades en tres tipos: “Masculinidades Tradicionales Dominantes”, “Masculinidades Tradicionales Oprimidas”, y “Nuevas Masculinidades Alternativas”. Las «masculinidades tradicionales» oprimidas son aquellas que se diferencian de las «masculinidades tradicionales dominantes» por no generar atracción en las mujeres, no se pretende con este término victimizar de ninguna manera a los hombres que viven este tipo de masculinidad. Esta no atracción se basa en ser un “hombre bueno”, entendiendo por hombre bueno aquel que es formal, no se mete en problemas y cumple con las normas sociales. Pero en realidad las «masculinidades oprimidas» surgen por no tener el carisma necesario para llamar la atención de las mujeres, manteniendo una actitud pusilánime hacia ellas. Y pese a esto sí que tienen la misma visión jerarquía en las relaciones entre hombres y mujeres.

 

¿Prototipos de futuras masculinidades oprimidas surgidas por la falta del carisma necesario para llamar la atención de las mujeres?

 

Lejos de ser algo alternativo lo que hacen es reforzar las «Masculinidades Tradicionales Dominantes» porque son las dos caras de la misma moneda y están construidas en el sistema machista (Flecha, s. f.). Puede ser que el hombre friki promedio tenga una «masculinidad tradicional oprimida». Y puede usar el entorno friki para liberarse de la opresión que sufre. Llegando a ejercer conductas machistas hacia las mujeres en estos espacios.

A estas alturas del artículo, es necesario hablar de la iniciativa Roll It Girl. Roll Ir Girl (RIG) son unas jornadas online de juegos de rol dedicada a homenajear a las mujeres, y por ello las partidas están dirigidas solo por mujeres. En la misma página web se denuncian situaciones que han vivido jugadoras y por las cuales se alejaron de esta afición. Una mujer contaba que dejo su grupo de juego porque todas las partidas consistían en que era secuestrada y ser rescatada por sus compañeros.

Otro caso es el de una jugadora cuya personaje fue drogada para que el personaje de otro jugador la violase, y todo esto con el consentimiento del director de juego («Roll it Girl», s. f.). La existencia de estas jornadas no demuestra que el acoso sexual sea algo habitual en los espacios frikis. Pero nos permite hacernos una idea de cómo algunas mujeres perciben estos espacios y cómo reaccionan ante ellos.

 

Conclusión

Teniendo en mente lo que he expuesto anteriormente, las opiniones que saco sobre este tema son:

En un principio tenemos la ruptura con los estereotipos de género femeninos. Se reproducen roles de género asociados a los hombres, de manera que las mujeres que no quieren romper con los roles asociados a ellas no se sienten tan atraídas por estos espacios. Al estar la narrativa común centrada en hombres fuertes y en mujeres con funciones más decorativas, las jugadoras proactivas tienen dificultades para encajar o sentirse atraídas por el juego.

Además, los hombres que los habitan tienen una actitud que se relaciona con las mujeres en una situación de superioridad. No permiten una integración entre iguales de las mujeres en el grupo, relegándolas a asumir el papel de subordinación similar al que se les avoca a seguir en la sociedad. Esto es la pescadilla que se muerde la cola. Las mujeres que cumplen los estereotipos de género no se llegan a sentir a traídas por los espacios frikis, y las que se sienten atraídas no quieren reproducirlos, y se alejan de estos espacios.

 

Las mujeres que no reproducen los estereotipos acaban teniendo los conflictos típicos como: ser tachada de exagera, histérica, marimacho o mandona; o que sus aportaciones sean minusvaloradas; entre otras cosas. Ante esto la mujer puede rebelarse, lo acaba suponiendo un agotamiento por la situación, o abandonar el grupo. Si opta por esta segunda opción se mantiene el dominio hegemónico de los hombres, volviendo al tema que ha motivado este trabajo.

El entorno friki es más atractivo para los hombres que para las mujeres; y estos entornos permiten a los hombres frikis mantener una actitud de superioridad hacia las mujeres.

 

Bibliografía

Flecha, R. (s. f.). Las nuevas masculinidades alternativas y la superación de la violencia de género. 14.

García, C. M. (s. f.). NUEVOS MOVIMIENTOS SOCIALES: EL CASO DE LA CULTURA FRIKI EN ESPAÑA. (p. 52).

Pérez Miranda, I., & Carbó García, J. R. (s. f.). JUEGOS DE ROL Y ROLES DE GÉNERO. 17.

 

Respuesta ante la polémica del artículo

Quiero presentar mis disculpas a cualquier persona que haya sentido algún mal estar por este artículo. Es cierto que debería de haber sido escrito de manera más humilde. Uno de los motivos por los que decidí publicar este artículo era para someterlo a crítica, y agradezco todas las opiniones que me han llegado, en especial las que he recibido por parte de las mujeres que me han leído. Aprenderé todo lo que pueda de esto y procuré escuchar a las mujeres como implicadas directas de este tema.

Un saludo.

 

Estudiante de Trabajo Social. Lector empedernido. Amante de la fantasía. Aficionado a los juegos de mesa y Rol. Trabajando para conseguir un mundo mejor a través de la subcultura friki.

20 Comentarios

  • comment-avatar

    Pazza

    Hola Jesus,

    Perdon por las tildes ya que no escribo desde un teclado espanol. Como mujer y rolera queria dejarte un comentario para el debate. Por un lado, pienso que existe mucho interes por parte de muchas mujeres en jugar al rol. Yo he judado con amigas que no son especialmente frikis, he jugado en grupos mixtos, grupos de mujeres, en grupos de solo hombres. Puedo decir que en general los directores de juego y algunos jugadores no son conscientes de estas desigualdades y siguen propiciando situaciones en las que las mujeres no nos sentimos comodas. Desde despreciar a los personajes femeninos en el juego, digamos personajes que te dicen mas o menos ‘tu callate que eres mujer’ o que te pongan solo personajes que intentan ligar contigo a toda costa, o incluso me ha pasado con algun DM directamente que te ignoren (en un grupo de solo chicos). Pero cuando los grupos son mas bien mixtos en igual proporcion o solo de mujeres estas cosas no suceden tanto, al menos en mi experincia. Por otro lado, creo que la gran diferencia a dia de hoy no esta en el interes por jugar que a mi enternder es bastante parejo, sino en los espacios publicos. Ninguna mujer se siente a gusto yendo a una tienda de juegos donde hay partidas de rol y ve solo hombres que la miran con ganas de ‘es la primera mujer que se digna a entrar en esta tienda’ esto lo digo por experiencia propia y por comentarios de muchas amigas roleras. Los espacios publicos aun estan dominados mayoritariamente por hombres y eso hace que no nos aventuremos mas a participar, tan solo en espacios ‘seguros’ con grupos conocidos de amigos y amigas. Yo estoy tratando de crear una asociacion de mujeres donde intentemos crear este espacio publico y seguro para nosotras que no tiene que significar necesariamente que no participen hombres. Pero creo que las tiendas tambien deberian de promover precisamente esa inclusion.

  • comment-avatar

    Marìa Jesús Ferdz

    La gente joven acepta los roles femeninos sin darse cuenta de la discriminación que supone. Gracias Jesús que desde tu perpectiva masculina, has dado de lleno en la falta de igualdad en estos juegos y otros mas conocidos. Una mujer es igual de luchadora y valiente que un hombre. Y la supesta belleza no debe ser un handicap para ningún jugador.

  • comment-avatar

    MartCroft

    Veo mucho estos debates de «mujeres en el mundo friki», y cuentan muchas barbaridades… pero siempre es en España y es lamentable que esto pase en un país desarrollado… esto en el nuevo continente no pasa, y si llegase a pasar, es porque el master esta algo tocado de la cabeza y/o tiene un problema «social». en fin…
    Me gusta mucho la idea de Roll it Girl y deberían ir un poco mas allá, teniendo su propio local atendida por mujeres, con sus mesas y directoras de juego, para ir marcando y llamando la atención de que las mujeres también son roleras y lo hacen todo los días, ademas tendrían ese punto de encuentro seguro.
    Lamentablemente tendrán que liar por un buen tiempo con esas situaciones machistas, hasta que las generaciones cambien y crezcan con una mentalidad mas adulta (porque claramente es de pendejos andar tratando mal a las mujeres) y abierta a una igualdad de genero.

  • comment-avatar

    Hola, soy de Argentina, y me gustaría marcar ciertas similitudes y diferencias que hay al respecto. Por empezar, el fenómeno de los juegos comenzó a tener cierta popularidad por acá en los últimos cinco años. Y dejó de ser «exclusivamente friki». Quizá debamos agradecerle a The Big Bang Theory, Stranger Things y Game of Thrones por esto, supongo que allá será similar, pero acá es cada vez mayor la presencia de mujeres y de hombres «no frikis» en los espacios roleros, tanto físicos como virtuales.
    El problema está en lo que la «vieja escuela» representa. Muuuuuchos DMs y jugadores (de ambos sexos) con los que me he topado en estos 15 años suelen ser machistas y de derecha, y reproducen eso en sus mesas. Por ende, las personas «no frikis» que se acercan suelen tener malas experiencias. En cuanto a las mujeres «nuevas» que se acercan a la afición, bastante de ellas también reproducen los mismos estereotipos machistas como la chica cosplay objeto sexual. No todas, por supuesto, pero si bastantes.
    Lo que nos deja con un panorama similar al que puede ocurrir en cualquier otro grupo humano en los tiempos que corren: los lugares tradicionales de hombres blancos heterosexuales se van abriendo lentamente, saliendo de su letargo y refrescándose con ideas nuevas. La marea verde ha llegado incluso aquí, y bienvenida sea.

  • comment-avatar

    Creo que puede ser muy interesante, tanto para el autor como para este dominio, y para cualquiera que lea este post, leer este estudio (en inglés):

    https://www.ejumpcut.org/archive/jc54.2012/SolesKunyoGeedom/

    «Postmodern geekdom as simulated ethnicity» libremente traducido como «El frikismo postmoderno como etnicidad simulada».

    Creo que es muy profundo y puede arrojar algo más de luz. Aunque se centra en USA, hay puntos en común al menos con España. Os invito a leerlo y comentar.

    Saludos

  • comment-avatar

    MOJÓN

    Como mujer, menudo mojón de artículo. La próxima vez deja que sea una mujer la que hable de esto.

  • comment-avatar

    Un rolero blanco hetero

    Me parece un artículo científicamente bien tratado. Espero que alguien de las hordas twitteras que te están sacando la piel a tiras hagan otro científicamente respaldado para justificar por qué dicen lo que dicen de tu trabajo. Pero sabes? Lo dudo. Es más cómodo el ad hominem de decir que tu artículo es un mojón sin explicar por qué, lloriquear diciendo que le hacen bullying a no se quién cuando detalles como este demuestran que desde su grupo afín hacen lo mismo, y unirse al clamor popular de la ideología dominante y pedir espacios seguros o tonterías por el estilo que, lejos de unificar, separan más todavía.

    • comment-avatar

      Yen

      Un artículo bien estudiado y escrito como pocos hay.

      • comment-avatar

        Tarta Sacher

        Hombre, bien escrito, bien escrito no está. Faltan tildes en qué, un «porqué» mal escrito, la bibliografía está mal citada… Si quería tener una apariencia seria, le falta trabajo (pero bueno, es comprensible, es un estudiante).
        Ahora bien, nada que objetar al contenido. Creo que la gente tiene verdaderos problemas de comprensión escrita.

  • comment-avatar

    Daniel P. Espinosa

    Hola, Jesús.

    Para ser un artículo que comienza diciendo que es un estudio serio, citando incluso fuentes, te lanzas a unas conclusiones completamente subjetivas y parciales que dan una imagen tendenciosa tanto de los roleros como de las roleras que no ayuda a mejorar. En resumen, vienes a decir que apenas hay mujeres roleras porque los hombres las apartamos con nuestros comportamientos cavernícolas. También dices que las roleras que se atreven a acercarse a una partida se tienen que someter a los tradicionales papeles machistas de subyugación y visualización lasciva por parte de los hombres. No sé si he entendido mal, pero de ser así das a entender que las roleras que se «atreven» a acercarse a una mesa de rol son sumisas y faltas de personalidad. Estas conclusiones me llevan a preguntarte: ¿Has jugado alguna vez en un grupo de rol con mujeres? ¿Conoces muchas mujeres roleras? ¿Conoces hombres roleros que no sean unos neandertales? Porque me da la impresión de que no, y de que aun así te lanzas a sentar cátedra.

    Yo sí conozco muchísimas roleras. De hecho, juego dos campañas semanales dirigidas por mujeres, y en muchos de mis grupos de juego, tanto de máster como de jugador, hay por lo menos la mitad de jugadoras. De hecho, he tenido muchas sesiones donde todo eran mujeres. Además, mi pareja es rolera, máster de rol de mesa y de rol en vivo, y autora de estupendas partidas que a las roleras y roleros que la conocemos nos encanta jugar. ¿Crees que son, según tu definición, jugadoras que tienen que someterse a los «machos» que jugamos o dirigimos con ellas y aguantar nuestras miradas y comentarios soeces, tal y como me parece entender de tu artículo? No. Porque somos hombres civilizados, y un comportamiento distinto nos parecería inadmisible a nosotros mismos. El hecho de ser rolero y de ser hombre no significa que seamos ni retrógrados ni machistas. ¿Existe gente así? Por supuesto. Pero generalizar es lo mismo que decir que todos los hombres somos unos violadores.

    Por supuesto, soy consciente de que existen roleros machistas. Ciertos sucesos y comentarios en redes sociales no se pueden negar. Algunos roleros machistas lo son por convicción, y esos supongo que votarán a Vox, porque es lo que más les pega. Sinceramente, ojalá se extingan. Otros tienen comportamientos machistas porque no han jugado apenas con mujeres y no han aprendido que hay actitudes inaceptables, heredados de una sociedad machista. Pero es cuestión de tiempo y aprendizaje. Personalmente, cuando me encuentro situaciones así, trato de explicar por qué no deben hacerlo. No me resulta agradable encontrármelo, pero debo creer en la evolución del individuo y su capacidad de mejorar.

    Por último, como ya he dicho, también hay muchos roleros que no son machistas, y que se esfuerzan no solo por hacer que las mujeres con las que juegan se sientan integradas y seguras, sino por hacer ver a otros roleros cómo hay que actuar tanto explicándolo públicamente como a través de su ejemplo. Es decir, de manera igualitaria, respetuosa y, sobre todo, buscando que todas y todos se diviertan de una manera segura.

    En mi caso, llevo esforzándome en hacerlo desde el principio, y con los años he ido aprendiendo mucho. Ya por el año 1993, cuando llevaba dos años jugando rol, recuerdo que dirigía partidas de Cthulhu a un par de amigas en un club de rol. Una de ellas llevaba una investigadora privada en una ambientación de los años 20 en Estados Unidos. Si hubiese sido fiel a la Historia, su personaje no podría haber ejercido esa profesión. Pero a mí siempre me pareció que si jugábamos rol era para ser quienes nos apetecía ser. Así que ¿por qué no investigadora, o mujer policía, o lo que le diese la gana? La detective Parker se convirtió de ese modo en uno de los personajes que tanto ella como yo recordamos con más cariño. Y así he hecho siempre; en mis partidas no permito discriminación de ningún tipo hacia personajes por su género u orientación sexual. Simplemente ese no es un tema de juego. Y así nos divertimos todos. Por supuesto, tampoco jamás permito tratamiento ofensivo hacia jugadoras. Una vez tuve un problema con un jugador, y esa persona salió para siempre de mis partidas y de mi vida.

    Espero haberte mostrado con esto una realidad distinta a la que reflejas en tu artículo de una manera tan taxativa. ¿Hay mucho trabajo aún por hacer? Sin duda, y está bien visibilizarlo. ¿Existen comportamientos discriminatorios en el rol? Sí, desgraciadamente, igual que en la sociedad. Pero ¿existen hombres que no se comportan de forma discriminatoria sino todo lo contrario, y que comparten su afición rolera de forma sana con jugadoras? Por supuesto que sí. Y somos muchos. ¿Existen roleras que juegan en completa igualdad con respecto a los roleros con quienes comparten mesa? Sin ningún tipo de duda, y también son muchas. Por último, ¿existen roleras que escriben y dirigen sus partidas, algo de lo que no has hablado en este artículo? Claro que sí. ¿Por qué no iba a haberlas? Pero es algo que hace falta que se sepa más. Por supuesto, todo lo que he dicho aplica a personas del colectivo LGTBI+, de las cuales también conozco a muchas en mi entorno. En resumen, no todos los roleros hombres somos perversos y retrógrados. Pero lo que genera titulares y se difunde por las redes son los casos negativos, nunca los positivos. Creo por eso muy útil visibilizar a quienes trabajamos por conseguir entornos lúdicos donde el género jamás deba ser un problema.

  • comment-avatar

    Clara

    Dejando de lado que hay tres referencias, la argumentación es pésima -si es que existe-. Soy antropóloga y he investigado sobre el tema. Hay muchas muchas fuentes bien documentadas y complejas para venir aquí, decir que eres estudiante de trabajo social y que ese sea tu argumento de autoridad.
    Te recomendaría hablar un poco con unas cuantas mujeres frikis, que a lo mejor que dan una explicación mejor, sin necesidad del rollo de estudioso.

  • comment-avatar

    Alberto

    Solo escribo para decir que aparte de los fallos ya mencionados hay faltas de ortografía, que es algo que se debería detectar en las revisiones. No es lo mismo rebelarse (actuar contra la autoridad) que revelar (descubrir la verdadera naturaleza de algo). Esto es únicamente un ejemplo.

    Saludos.

  • comment-avatar

    Jorge Etche @tenderofriki

    Cómo solicitan en Twitter, replicó aquí tambien: creo que, entre muchas otras cosas que ya te han matizado, me sorprende el uso de «científicamente no demostrado» referido a un acoso al hablar de Roll It Girl cuando la escena que describes en el apartado Conclusiones del artículo sobre el rol al que se somete a las mujeres es un ejemplo claro de acoso.

    Lamento que un articulo de opinión tan subjetivo pretenda apoyarse en el análisis de una profesión respetable

  • comment-avatar

    Como doctor en Comunicación me permito indicar a este chico que un texto no es científico por incluir tres citas (de referentes, además, limitados al ámbito español, cuando los estudios del fandom, derivados del campo más amplio de los estudios culturales, son principalmente angloparlantes). No hay demostración ni se falsa ninguna hipótesis. Esto es básicamente un artículo de opinión, y bastante malo, por cierto.

  • comment-avatar

    Juan Diego

    Deberían llamar gente que escriba artículos de calidad y no orientados a causar arena barata

  • comment-avatar

    Rolero veterano

    Menudo tocho con infulas académicas para decir que los roleros suelen ser tios raritos con nulas habilidades sociales, gordos y con poca higiene que no son atractivos para las mujeres y las tienen miedo.
    Has descubierto la pólvora.

    Y sin embargo no has mencionado el impacto brutal que tuvo el Vampiro en el 91 para atraer mujeres al mundo del rol.
    Ni lo atractivos que les resultan a ellas los juegos con intriga sociopolitica frente al tipico Dungeon.

    En resumen, eres un millenial flipado (basta con ver tu nick: El Samurai), escribiendo memeces sobre un tema del que apenas tienes unos conocimientos históricos mínimos.

  • comment-avatar

    Como Doctor en Sociología y licenciado en Ciencias Políticas, voy a proceder a hacer una serie de afirmaciones en este texto con pretensiones académicas pero sin base científica alguna. Según Pepito Flores (s.f.), las mujeres son todas superheroínas que van con capas y cuando se sientan en una mesa a jugar a rol le parten la cara a todos los idiotas. El resto del tiempo también. Por ello, viendo el contenido de tu artículo y siguiendo las tesis de María Jesus de Algunlado (s.f.), es obvio que a tí han debido pegarte mucho para que desarrolles estos conceptos y estas perspectivas. Desde luego, lo suficiente para, siguiendo el DSM V (s.f) desarrolles un mundo interior tan rico que obviamente contradice la realidad como es objetivamente (al menos yo, no conozco ningun aventurero en el mundo real, ni hombre ni mujer, así que si conoces muchos cazadores de demonios, lo más probable es que se trate de algún delirio).

    Dejando de lado el trolleo argumental a lo que es básicamente verborrea sin argumentos como la tuya, te diré una base importante de por qué te equivocas: no, no es competencia del Trabajo Social investigar eso, es competencia de la Sociología. Y los sociólogos, cuando investigamos algo, buscamos datos, contrastamos fuentes, desarrollamos una metodología… tres citas sin fecha ni nada, no son citas válidas. Una web de unas jornadas, no es más que una opinión casuística. Todos tus argumentos, no son más que la proyección de tu subjetividad sobre la realidad, envuelta en palabras bonitas. Vacío, me temo, como de contenido está tu artículo.

    Como expresidente de tu asociación, durante muchos años, te diré que a mi me siguió una presidente. A ella la siguió otra, y a ella otra. Para entonces dejé Dadillos así que no se como ha seguido desde entonces. He tenido mujeres sentadas a mis partidas que han interpretado guerreros poderosos, anarquistas que cambian el mundo, y millones de otras cosas. Y las he tenido dirigiendo creando mundos de conspiraciones, de choques de todo tipo, y tramas complejísimas que se alejan de «los roles socialmente asignados».

    Porque los roles socialmente asignados por las estructuras sociales dominantes no son monolíticos ni están escritos en piedra. Y se cambian. ¿Hay mayor interés en los hombres que en las mujeres por el rol? Dame cifras. Porque yo he estado en Dadillos en épocas con más mujeres que hombres, y en otras al contrario, y en todo lo del medio. ¿Que juegan roles sumisos estereotipados por la sociedad o no se sienten cómodas? Cifras. Porque no hay nada que sustente ni esa ni ninguna otra de tus afirmaciones.

    Sinceramente, Nación Rolera se ha cubierto de gloria si en tu primer artículo como miembro te marcas una verborrea como esta, que parece sacada de un discurso de los años 80 sobre el rol. Lo siento, pero el mundo cambia. Y, por cierto, las imágenes usadas son de lo más sesgadas…

  • […] [Nota del Editor] Tras los comentarios recibidos, el autor del artículo decidió editar y corregir partes de su escrito. Para respetar su voluntad pero no borrar lo anteriormente publicado, hemos abierto esta entrada en la cual hemos copiado el escrito publicado el jueves 25 de julio de 2019. En la entrada original, de dicha fecha, hemos colgado la nueva versión del autor del artículo. […]

  • comment-avatar

    Se multiplican hace años los análisis que evocando fenómenos culturales hegemónicos como vienen se limitan a iterar el análisis postmoderno y redescubrir la pólvora del privilegio blanco. Creo que es tiempo de buscar los fundamentos de las categorías no solamente recogerlas inductivamente.
    A propósito comparto mi artículo sobre cultura y rol: https://individo.blogspot.com/2019/07/extractosde-una-ponencia-presentados-en.html

  • […] sobre estereotipos de hombres en las mesas de rol y que quería indagar sobre el porqué de la menor presencia de mujeres en los espacios roleros. El artículo generó un intenso debate y varias mujeres se ofrecieron a explicar su visión […]


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies