El lado oscuro de las nuevas ediciones… ¿más de lo mismo?

 

[Nota del Editor]  Este artículo de nuestro compañero Ismael Alviani nos trae un artículo de opinión de tremenda actualidad, como son las reediciones de juegos de rol “clásicos” o que tuvieron gran aceptación en nuestra juventud. Sus opiniones son personales, pero en Nación Rolera deseamos que todos los puntos de vista de nuestro mundillo rolero tengan su espacio. Con la reflexión de Alviani podrás estar de acuerdo, o no, pero nadie le puede negar que da en la nota, que su artículo abarca muchos puntos de vista y que intenta ser lo más incisivo posible.

 


Fuente de la imagen: Artstation, del artista Lucas Staniec

 

A raíz de la inminente salida al mercado del nuevo Vampiro 5ª edición (V5) y poco antes el Dungeons&Dragons 5ª (D&D 5) edición me he visto un sinfín de conversaciones por Redes sociales con el flame disparatado, que suele seguir un patrón bastante marcado: un pobre e ingenuo recién llegado a esto del rol pregunta sobre cuál es la mejor versión de D&D / Quiere iniciarse en esto de los juegos de rol y duda entre una u otra versión / Le han dicho que X versión es mejor que otra / etc. las primeras 10-20 respuestas son razonables y equilibradas. Las siguientes 250 son el sueño húmedo de una peli de Tarantino. Lenguaje soez, puñaladas traperas y mala baba como si te diesen puntos de fidelidad por ser faltón. Una delicia, vamos.

 

Si hubiese sabido lo que le esperaba, seguro que no entraba en ese cine.

 

Siempre existirán talifanes de un juego y/o una versión, por supuesto. Meterse con su ocio y decirle, “colega, lo que te gusta, ya no sirve” o darle a entender que de alguna manera está desfasado parece que levanta ampollas y saca a la bestia. Para D&D 5 he leído que es un D&D para retardados, que es la versión light de D&D, que es no es D&D y así un buen puñado más. Ahora, cuando llegue V5 pues nos veremos más de lo mismo. Ya han salido publicaciones exaltadas despotricando sobre las decisiones editoriales, que si están siendo unos ñoños, que si son unos cerdos racistas, que si cosas nazis…un circo.

Voy a exponer una serie de puntos, de los que creo que no muchos de los que aúllan calamidades son conscientes, y lo aderezaré con mi opinión intentando ser poco incendiario con el interés de servir un poco de guía por si, querido lector, te ves en la tesitura de escoger una u otra versión:

 

¡¡Las editoriales quieren sacar pasta gansa a tu costa!!

Eso es nene, ¡¡enséñame la pasta!!

 

A ver. Sí y no. Todo esto es muy gris.

La peña que decide ponerse a editar juegos de rol sabe que están subiendo una cuesta muy empinada y les llevará mucho tiempo ver unas ganancias que les permita vivir de ello. El perfil de muchos de los que se lo curran para sacar esos flamantes manuales que tú compras y atesoras son currelas con un trabajo de día –y sí, están por todas partes. Quizás el que te sirve café o te pone gasolina–, y otro trabajo de noche, sacrificándose para hacer del mundo un lugar mejor. Son como Batman, pero en patinete.

Por otro lado, tenemos a las Grandes Editoriales –con Mayúsculas–, que son las que tienen una maquinaria perfectamente engrasada y se llevan el 90% del pastel en ventas y beneficios. No dudo que aquellos que trabajan en esas editoriales son también amantes de los juegos de rol, pero en estos casos se trabaja de una forma muy diferente.

Entonces, sí quieres mantener la llama viva tienes que alimentarla con cosas que tu público te pida. Puedes sacar más básicos de juegos que unos pocos conocen y te van a comprar, pero son ventas pírricas. Entonces sale una –atención– NUEVA EDICIÓN MEJORADA PARA TU JUEGO PREFERIDO. Ventas a mansalva, captación de nuevas generaciones de jugones y la rueda sigue girando.

 

Así te pones cuando anuncian reediciones. Y lo sabes.

 

Ahora dirás, “sí, pero hay lineas de juegos que sacan suplementos y completan el juego que me he comprado de la edición X y que sigue funcionando del carajo”. Bueno, pues que sepas que esos suplementos también son negocio. Puro y duro. No los sacan solo por amor al arte.

Cuando empiezas a visualizar tu hobby como un producto te vuelves un poco más cínico sobre los porqués de ciertas decisiones editoriales.

 

Todo se reedita, hasta ti mismo

Vivimos una época en la que todo se reedita, rehace o reversiona: Series y películas que vuelven recurrentemente a los mismos temas e historias para reenganchar a la gran masa con sagas que reporten beneficios. Recientemente hemos visto como sacaban una nueva versión de Sabrina, Embrujadas, Parque Jurásico, las Tortugas Ninja, los Cazafantasmas, etc. y eso solo es la punta del iceberg de la tendencia en hacer remakes. Por rehacer hasta rehacen argumentos de pelis y series de los años 70, como la mil veces rehecha “Ha nacido una estrella”, Los hombres de UNCLE, los Ángeles de Charlie… un buen puñado. Un lavadito de cara, actor / actriz del momento y arreando, que hay que rentabilizarlo, y rapidito.

Un bucle de la hostia

 

El rol es un negocio como otro cualquiera. Recientemente hasta se han visto nuevas herramientas que muestran (o corroboran), las tendencias de consumo del público. Un crowdfunding es una manera fantástica de autoeditar un proyecto, pero también sirve como baremo para valorar si un proyecto tiene un interés prioritario o no. Las preventas también son unas herramientas sensacionales para saber hasta dónde puedes hacer una producción sin pasarte de frenada.

Todo esto ¿es tendencia? idiotez supina? No quiero ponerme a hacer valoraciones sobre ello, pero parece que por mucho que se critique y algunos culoduros se rasguen las vestiduras por este asunto, parece que la cosa funciona. Ahí está una masa inmensa de gente apoyando las campañas de Mundo de Tinieblas 20 aniversario, o un porrón de mecenas del Kult: Divinity Lost que ha salido en Europa y se ha vendido como churros hasta en Latinoamérica. Dices en voz alta: “Hola, voy a reeditar el juego de Strombringer” (por poner un ejemplo de algún juego con solera y cierta comunidad), y Media Markt en Black Friday parecería un parque infantil en comparación del hype que provocaría.

 

¡¡Venga carajo, que tengo las papas al fuego!!

 

Evoluciona o muere

Voy a romper una lanza para colocar en mejor posición a las editoriales y no pintarlas solo como un agujero insaciable de dinero y consumo, que es lo que mucha gente ve y con lo que se queda del asunto.

La evolución en la forma de jugar y los sistemas de juego son también un poderoso motivo para reeditar un juego que haya tenido éxito:

  • Sistemas más ligeros y digeribles que aquellos que vieron la luz en los truculentos años 80.
  • Favorecer nuevos modos de juego de acuerdo a las nuevas tendencias, siendo más narrativos, colaborativos, etc. y las reglas sirven, además, de apoyo a estas nuevas formas de jugar.
  • Las temáticas de los juegos han evolucionado y/o cambiado. Juegos que en primeras ediciones solo te presentaba un trasfondo base y un reglamento para poder jugar, han profundizado ciertas mecánicas para diferenciarse de otros juegos de misma ambientación.
  • O tenemos el caso de los retroclones y juegos de Vieja Escuela (OSR)…para los más nostálgicos.

Pongo un puñado de juegos (así, de cabeza), que han sacado varias reediciones y reversiones, comentando algunas de los cambios esenciales que han tenido. Me voy a dejar un montón en el tintero, pero es lo que hay smiling face with open mouth & smiling eyes:

  • Dungeons&Dragons (D&D): El juego insignia de toda una generación y parte de otra (o en eso están), que ha tenido sus idas y venidas desde la famosa “Caja roja” –y no, no es la de los bombones–, hasta la amada 3ª edición y 3.5, la cual marcó un antes y un después tanto para el juego en sí, como para su sistema d20, liberado para uso gratuito en un audaz movimiento por parte de Wizards of the Coast que logró que lo tuviésemos hasta en la sopa. No hubo línea de juegos que no sacase una reedición con el dichoso d20…pero no nos quejemos. Corremos un tupido velo con la 4ª edición, que desató el odio del fandom como poca cosa había logrado. Y ahora, con la 5ª edición tenemos detractores y adoradores: han pulido las mecánicas que amábamos y han conseguido aligerar la carga de un reglamento que se había convertido en una mole considerable. Lleva un tiempo rodando, pero tiene toda la pinta de que seguirá ganando corazones. Ah!! y su sistema vuelve a ser de uso libre, así que veremos –de nuevo– reediciones a punta pala de juegos que llevaban desaparecidos un tiempo.

 

  • Pathfinder: comenzó como un retroclón –pulido y re-revisado– del d20 del D&D 3.5 y ha tenido un recorrido más que interesante. No solo es un juego refrito de otro, sino que han creado una comunidad bestial que ha hecho crecer el mundo que lo conforma. Un aplauso a la Pathfinder Society por su labor. Ahora están a puntito de sacar la 2ª edición que por lo que se cuenta por ahí, es un lavado de cara bastante significativo y muy logrado. Seguiremos de cerca el tema. face savouring delicious food

 

  • Mundo de Tinieblas (MdT): MdT llegó para cambiar el paradigma del juego –y jugador– de rol. Han sido ya para el Vampiro: La Mascarada, 3 ediciones, un fallido reinicio con el Nuevo Mundo de Tinieblas (NMdT) que no gustó al fandom, un 20 aniversario (equivalente a una 4ª edición) y ahora una 5ª edición. ¿Qué trae de nuevo?, pues, por lo que he visto en los medios especializados, han rescatado el espíritu original del horror personal y para ello han tenido que, literalmente, destruir lo anterior: el trasfondo, el tono y la temática para la nueva edición se ha orquestado con el fin de impedir todo ese power gaming que llevaba lastrando las primeras 4 ediciones. ¿Será un acierto? yo me arriesgo a decir que sí, porque donde estén los jugadores de hace 20 años jugando las ediciones anteriores, habrá nueva sangre rolera que llegará a esta nueva edición con ganas.

 

  • Runequest: uno de los juegos canónicos de los 90. Duro, mortal y simulacionista. Han pasado varias ediciones de las que en España hemos visto traducidas un par nada más y que ahora, gracias a los benditos/malditos crowdfundings, vuelve a estar en el candelero. El sistema BRP (de percentiles) ha sido repasado por incontables manos y se puede decir sin reparos que es un sistema sólido como una montaña.

 

  • Rolemaster: otro de los clásicos, que tuvieron una edad dorada con el Señor de los Anillos (ESdlA) de sistema MERP –ahora dudo si fue antes el Rolemaster o ESdlA–, tuvo su 2ª edición y me suena que alguna más, pero es uno de los sistemas que peor ha envejecido. Queda en el recuerdo con cariño y fue el primer juego que jugué y dirigí.

 

  • La Llamada de Cthulhu: siete ediciones tiene ya, que se dice pronto. Y juegos derivados como para no aburrirte. Sigue manteniendo el sistema BRP que le vio nacer, lo han adaptado a otros sistemas, pero sigue manteniendo su esencia. Este es uno de esos juegos que, prácticamente, puedes usar el manual de la 1ª edición o de la 7ª y no vas a notar una gran diferencia en la experiencia de juego. Los manuales son más bonitos, sin duda.

 

  • Leyenda de los 5 Anillos (L5A): 4 ediciones con bastantes ajustes de sistema y evolución del trasfondo del mundo. Su sistema CODA se ha pulido y se han adaptado algunas mecánicas, pero en general lo más que ha aportado las nuevas ediciones es ampliar y depurar. Han partido de una buena base, así que no les ha sido difícil.

 

  • 7º Mar: este sí ha cambiado (muchos dicen que para peor) y ha sido una espina clavada durante años, porque no he podido llevarlo a la mesa todavía…mal por mí 🙁 . La primera edición corría con sistema CODA y parece que la 3ª le han dado un lavado de cara –tipo tsunami– que ha dejado irreconocible la dinámica del juego.

 

  • Kult: recuerdo cuando me compré esta maravilla. Un juego duro. Hardcore más bien. No tuvo una gran trayectoria y su 2ª edición pasó sin pena ni gloria. Desapareció entre la bruma. Y, de repente, ¡¡BUM!! crowdfunding brutal de proporciones bíblicas. Adaptación a un sistema actual, el PbtA y éxito rotundo de crítica. Todo el mundo está aplaudiendo con las orejas y no he leído la primera crítica negativa, así que bien.

 

  • Aquelarre: Vamos a cantar alabanzas de nuestro juego patrio por excelencia. En una época de dragones, brillantes armaduras y demás chuminadas, maese Ibáñez saca este juego donde no había ni gloria ni aventuras, solo pobres desgraciados sobreviviendo situaciones que les superan smiling face with open mouth & smiling eyes. Han sido ya… ¿4 ediciones? (si me he equivocado, no me matéis, plis), y cada cual, mejor que la anterior, puliendo mecánicas y dando profundidad al trasfondo. Han sido fácilmente mas de 30 años dando guerra y espero que sean muchos más.

 

  • Far West: No pude jugar nunca la 1ª edición pero he tenido la oportunidad de jugar varias veces a la nueva edición La leyenda. Una gozada. El sistema está perfectamente engranado (BRP con esteroides), la ambientación es una gozada por lo bien documentado que está todo y su comunidad y recursos son ingentes. Maravillosa y necesaria la nueva edición.

 

¿Lo compro o no lo compro?

Pues llegados a este punto, estimado lector, y haber soltado toda esta chapa, seguramente no te he resuelto la GRAN duda sobre si comprar o no comprar… así que voy a opinar libremente y sin coacción:

 

Ay, por Dios… ¡¡Qué compromiso!!

No lo compres.

Recuerda que tienes gastos más importantes y urgentes: las cajetillas de tabaco, salir a tomarte unas copillas, pagar la lotería de la semana, etc.

 

Me lo merezco, lo sé  face savouring delicious food

Bueno, si lo piensas así, invertir entre 35-50€ en algo que puedes utilizar durante años, no parece gran cosa…

¡¡Diablos¡¡ ¡¡Cómpralo!!

o no… ¡¡Yo que sé!!

 

No puedo con esta montaña rusa emocional  loudly crying face

 

Escrito por Ismael Alviani

Rolero de serie. Cinéfilo y Seriéfilo en serie. Diseño de día, dirijo partidas de noche. Hago de tu mundo un lugar mejor desde las sombras…

Me apasionan muchas cosas dispares y un poco absurdas –algunos dirían que hasta culpables–, disfruto de la comida, la bebida y vivir con alegría. Tengo espíritu colaborativo y me gusta una buena conversación, el debate de ideas y luchar por ellas.

Así que, querido lector, hablemos.

3 Comentarios

  • comment-avatar

    Marcote1D20

    Hecho en falta una mención a Ragnarok. La tercera edición crowfundeada por la gente de Ediciones T&T es el perfecto ejemplo de reedición que mejora y actualiza la edición original.

  • comment-avatar

    Un artículo interesante, pero has cometido un pequeño error. El sistema CODA es de Decipher y lo usó en sus juegos de El Señor de los Anillos y Star Trek.

    L5A y 7° mar, de AEG, usaban «Roll & Keep»

  • […] y justificada reflexión de Ismael Alviani sobre las reediciones de juegos clásicos de rol. En «El lado oscuro de las nuevas ediciones… ¿más de lo mismo?» nos explicó su opinión y difícilmente dejó indiferente a […]


Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies