La casa de Marujita: Pequeños Detectives de Monstruos

Antes de comenzar

Los pequeños detectives novatos se deben buscar un apodo, para que los monstruos no puedan conocer sus nombres de verdad.

Tienen que firmar su contrato y se les da su carné de detective.

Hay que repartir los objetos del maletín del veterano entre todos.

Objetos para los detectives novatos

Detectiliterna.

Red cazamonstruos para ayudar a capturarlo.

Frasco de cristal para encerrar al monstruo.

Dónde hay que buscar al monstruo

La casa de Marujita. Es un edificio con:

Dos dormitorios.

Un baño.

Una cocina con chimenea incluida.

Un comedor con una gran mesa en el centro.

Un patio con un árbol en el centro.

Qué ha pasado

En la casa de Marujita pasan cosas muy raras: Habitaciones desordenadas, ruidos raros, los pájaros ya no pían por los alrededores y el comedor está a oscuras. Está muy asustada y piensa que hay algún monstruo allí. Por eso ha recurrido a la Agencia de PDM.

Qué monstruos pueden ser

Tras una investigación previa de los veteranos, los monstruos que podrían ser son:

Patricio, el monstruo marino. Se ha aburrido de vivir en el fondo del mar y ha salido a la superficie. Le gustan los sitios húmedos y la oscuridad. Sin embargo, le dan miedo las telas de araña.

El monstruo de las ventanas (monstruo 4 en el manual del PDM).

El monstruo de los reflejos (monstruo 6).

El monstruo del ático y el sótano (monstruo 7).

Qué monstruo es

El monstruos que está allí escondido es el monstruo del ático y del sótano. Como no hay ni ático ni sótano, se ha hecho un nidito en lo alto del árbol del patio. De allí ha espantado a todos los pájaros, ya que odia a los animales pequeños.

También se ha deshecho de la escoba y ha robado unos cuantos anillos del joyero de Marujita.

Las pistas

Pista Explicación Miedo
En una habitación se oyen ruiditos Es un gamusino que está escondido debajo de la cama, asustado. Si lo encuentran (hay que hacer una tirada normal para buscarlo), les dirá que le relajaban los ruidos de los pájaros del patio pero ya no se oyen nunca y eso le pone nervioso +1
Habitación con el joyero abierto y todas las joyas tiradas En el joyero no hay ningún anillo ni cosas pequeñas brillantes.

Podría ser el monstruo de los reflejos o el del ático, ya que a ambos les gustan las cosas pequeñas y brillantes.

+1
El comedor está a oscuras ¿Estará aquí Patricio, ya que le gusta la oscuridad?

Hay que buscar el interruptor para encenderla. Pero al hacerlo, ¡no se enciende! Es porque se ha roto la bombilla.

+2
El baño tenía los grifos encendidos y todos los cristales están empañados.

También hay un cepillo eléctrico

Patricio podría estar aquí, ya que le gusta la humedad. Pero, claro está, no se le va a encontrar.

Los cristales están empañados de tanto vaho, ¡pero nadie ha hecho dibujos en ellos! Eso no es propio de monstruo de las ventanas.

El cepillo eléctrico se podría usar para enfadar al monstruo de los reflejos y ver si sale, enfadado.

+1
La cocina tiene el armario abierto Dentro está el recogedor y el cubo de la fregona, pero no hay ni rastro de la escoba. ¡Alguien la ha robado! +1
En el patio no hay ningún pajarito, hay demasiado silencio. Podría ser el monstruo de las ventanas o el del ático. +1
Un nido en lo alto del árbol Si les da por subirse al árbol, en lo alto habrá un nido muy grande. En él están todas las joyas perdidas y la escoba rota

Y una vez descubierto, ¿cómo sacamos al monstruo? A ver si a los peques se les ocurre alguna buena idea:

  • Subir al árbol para ver si está ahí (si aún no han subido).
  • Hacer ruidos de ratoncito o de pajarito para que se enfade y vaya a asustarlos.
  • Dejar un rastro de anillos para que el monstruo los vea y salga a recogerlos.
  • O cualquier otra cosa ingeniosa, ¡seguro que se les ocurre algo!

El mapa

Escrito por Goznar

Criador de goblins con poco tiempo libre para tirar dados, este madrileño viejuno le roba horas al sueño para poder dedicarle algo de tiempo al frikismo.
Comenzó sus andanzas roleras a finales del 93, dibujando infinidad de «mazmorras avanzadas», pero ahora intenta cambiar los puntos de experiencia por aspectos.
Lleva lo de ser director de juego en la sangre y le mola. En sus primeros años dirigió mucho (mucho mucho) más que jugó, en la universidad pudo repartir las tareas a partes iguales. Ahora se conforma con contar con una mano las partidas que puede jugar al año.
Ha ideado tantos sistemas de juego que si los publicase provocaría una burbuja en el mercado del rol. Afortunadamente eran tan malos que siempre los ha dejado en el olvido.
Tiene unas cuantas magic perdidas en algún cajón y muchas minis del caos y tau reclamando su derecho a ser pintadas.


    Deja un comentario

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies